20.2.09

El Jarama: réquiem por un grande (1ª parte)







Desgraciadamente, El Jarama agoniza. Desde el 1 de enero de 2009 pisar cualquiera de las 11 curvas de sus 3.850 m de pista conlleva la obligación de no sobrepasar los 90 dB de sonido... ¿Para qué ha quedado este histórico trazado? ¿En manos de quién estamos? ¿De qué va realmente toda esta farsa?

Desde aquí, quiero hacer una llamada a la lógica, al buen hacer, al sentido común, a la esperanza y, por qué no, al amor. No quiero hablar de ruido, sino de mentiras, de aprovechados y de sinvergüenzas.

Esta imposición de “límite 90 dB” se debe al rocambolesco veredicto del pleito ganado hace unos meses por los acomodados propietarios de las viviendas de Ciudalcampo. Manuel Vidal (director del circuito) y el RACE (propietario del circuito) no son los causantes, simplemente se encargan de llevar a buen puerto esta tropelía negando la entrada en pista a todos los vehículos que superen dichos decibelios. Esta mierda de norma es aplicable a cualquier cosa con motor y a cualquier hora de cualquier día de la semana, ya sea laborable o festivo. Para ello, el RACE realiza mediciones durante toda la jornada. El límite se ha fijado en 90 dB porque al circuito se le está aplicando una ley de 2001 por la que un hogar no puede recibir más de 65 dB del exterior (los 25 dB que faltan se amortiguan por las pantallas acústicas instaladas entre el circuito y las casas).
Por si esto fuera poco, esta dictadura también restringe el uso del circuito a un máximo de 20 días al año. De este modo se aceptará cualquier moto homologada para la vía pública (con los coches no sé porque he comprobado en 1ª persona cómo tiraban para atrás a un M3 de serie) con escape de estricta serie y sin manipulación posterior.

Los laboriosos monitores de algunas escuelas de conducción serán los responsables de las mediciones cuando lleguen los cursillos. Esto conlleva también el control permanente de lo que sucede en pista como vigilar el tamaño de los grupos e incluso se ha hablado de limitar la velocidad en algún tramo, prohibir los libres a determinadas motos o usar una marcha más larga en alguna zona. ¿Esto es broma? ¿Dónde está la cámara?

Yo entiendo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) sitúe a España en el segundo puesto del ranking de países más ruidosos del mundo por detrás de Japón. Respeto que todas las partes implicadas tengan sus razones: los vecinos por el ruido y el RACE por tener que cumplir con la sentencia. Pero no me gusta que me mientan.
Que detrás de toda esta mierda haya una lucha clandestina por apropiarse de unos jugosos terrenos para poder atrofiarlos al antojo de unos caciquillos de palo que no saben ni lo que es un motor, y que por ello buenos aficionados con coches de serie no puedan rodar a pesar de haber cumplido con la ITV o que las unidades específicas de carreras (o con el escape cambiado) no tengan siquiera una alternativa, me parece bochornoso, lamentable e indignante.

MALDITA SEA la especulación inmobiliaria, los intereses creados y los campos de golf. MALDITOS SEAN los que aborrecen al motor y los narcisistas miraombligos. Y MALDITOS también todos esos ecologistoides de palo. Es una pena que algún que otro juececillo que dormita en esa urbanización se levantase una mañana cualquiera con ganas de tocar los huevos... Y mientras maldigo en silencio, me pregunto:
- ¿Por qué hay que cargarse un circuito con 42 años de historia si las casas fueron posteriores a éste?
- ¿Se están realizando correctamente las mediciones de sonido?
- ¿Por qué el RACE se ha dejado acorralar de esta manera con el paso del tiempo?
- ¿Por qué no molesta el ruido de la Nacional 1, el de la plaza de toros de Las Ventas en San Isidro o el de cualquiera de las innumerables obras que resquebrajan la ciudad?
- ¿No quedamos en que era más seguro correr en circuito que hacerlo en carretera?
- Y de paso... ¿Qué coño ha hecho el RACE con todos los millones que la gente ha entregado alquilando la pista desde 1998? Yo no veo instalaciones dignas ni un asfaltado nuevo desde hace tiempo...
- ¿En qué ha quedado el faraónico proyecto del circuito de Pinto?
- ¿Existe algún restaurante dónde, tras enseñarte la carta, te digan que no se puede pedir a no ser que te gastes más de 90 euros por persona?
- ¿Qué imagen estamos dando al resto de provincias? (+)

1 comentario:

Andrés dijo...

El asunto es tan lamentable que a veces hasta resulta gracioso. Lo que más me gusta es eso de tener que ir en una marcha más larga para no revolucionar el motor y así reducir el ruido... jajajajajajajajaja Es buenísimo.

A tus preguntas añadiría otra: ¿Qué hace la Comunidad de Madrid sin un circuito en condiciones y sin ningún proyecto en firme a corto plazo?