27.5.10

Mundial de Resistencia: 8H Albacete ’10 (2ª parte)













(> continuación) La resistencia es una maravillosa modalidad que siempre te sorprende. A los 10 minutos de darse la salida, ya estaba entrando en el box un piloto del team Suzuki SERT (que a la postre fueron los ganadores -10 títulos mundiales de resistencia a sus espaldas-) con la moto un poco pocha; fue el primero en llegar tras un accidente múltiple por aceite en pista. La mala suerte también se alió con el equipo qatarí, y ver entrar a los extenuados pilotos (deben llegar por sus propios medios al box o les descalifican) para dejar la moto y que comience el baile de mecánicos es flipante. La coreografía de cinco tíos reparando la moto en cuestión de minutos es digno de verse. Otros corren/saltan/gritan de un lado a otro del box, mientras el segundo piloto espera ya su turno. Si la moto puede continuar, comienza la estrategia para remontar, los repostajes rápidos y etc, etc. Una de las decisiones fue la de apear al piloto qatarí del equipo (Yousef Al Malki) por su bajo ritmo, dejando al australiano (Alexander Cudlin) y al francés (Anthony Delhalle) que se merendasen toda la carrera.

La caída de la noche y el juego de luces que profesa todo el circuito es mi momento preferido, pero lo que me dejó flipado son los “packs de piezas” que tienen distribuidos por las estanterías del box. Me refiero a las piezas de recambio más susceptibles a ser cambiadas en caso de avería: estriberas, instrumentación, carenados, escapes, manetas, etc. La prioridad, ante todo, es perder el menor tiempo posible con una reparación en boxes. Ellos no cambian las pastillas... ¡sino toda la pinza del tirón! Tampoco cambian el acelerador... ¡sino todo el puño con el cable unido a una admisión nueva! Los sistemas rápidos de las motos recaen en la prestigiosa firma suiza Stäubli (3.000 € para la toma simple del depósito de gasolina y 300 € para cada conector rápido de los latiguillos de freno –4 en total-).

El mundial de resistencia sigue siendo un campeonato en el que conviven los grandes presupuestos con otras alternativas privadas, una tecnología puntera con determinadas soluciones de andar por casa y un espíritu de equipo que todavía tiene reminiscencias de las carreras de otras décadas. Amén.

video

26.5.10

Mundial de Resistencia: 8H Albacete ’10 (1ª parte)

























Seguir viendo una prueba del mundial en el circuito de Albacete no deja de ser sorprendente con los circuitos que hoy en día pueblan el territorio español. Por eso hay que aprovechar y acercarse a la meca española de la resistencia. Los chicos del mundial de 3ª división (para mí es el mejor mundial) corrieron sus 8 horas de rigor, sin algunos de los equipos que participaron en las prestigiosas 24 Horas de Le Mans.

Uno de los aperitivos del sábado por la mañana fue la 2ª carrera del certamen International Classic Grand Prix, o lo que es lo mismo, un grupo de fanáticos de las clásicas de dos tiempos dándose lo suyo por la pista manchega. El plantel estaba compuesto por una veintena de Yamaha TZ 250/350 y por una “infiltrada” de lujo: una Kawasaki KR 350 (como la que ganó el mundial de 1981-82 con Anton Mang). Su piloto, el francés Guy Bertin, finalizó tercero de su categoría.
Del campeonato e-Power con motos eléctricasquenosuenan paso de hablar.

Contar con un compañero de trabajo englobado en las filas del equipo Suzuki QUERT I (Qatar Endurance Racing Team) en la categoría de Superstock no se puede desaprovechar, por lo que pude vivir la experiencia en primera fila desde el box del equipo. Además, que hayan ganado los dos últimos mundiales en su categoría es un aliciente. Este año no sé si lo conseguirán, ya que a la victoria de Le Mans hay que añadir el 6º puesto de Albacete.

Uno de los aspectos que hacen grande a esta modalidad es la gran capacidad de improvisación... y de pasta que exige un equipo de primer. Luis me comentó que para las 24 Horas de Le Mans tuvieron que ¡comprar una GSX-R 1000 de calle a un concesionario Suzuki porque habían roto los dos motores de entrenamiento y no tenían ninguno de recambio! El rodaje lo hicieron por las carreteras circundantes, lo colocaron en el chasis de la moto de carreras y... ¡a correr!
(+)