11.7.07

BMW HP2 Megamoto: la bávara más bárbara





Hay tres tipos de motos en el mundo: las normales, las de carreras y aquellas de las que te bajas temblando. La bávara HP2 MEGAMOTO pertenece a este último grupo por derecho propio. Un consejo: ve machacándote en el gimnasio porque lo vas a necesitar.

Demoledora, apabullante, contundente, intimidadora... así es la respuesta del motor de la Megamoto, no apta para enfermos de corazón. Con unos retoques en la centralita, los chicos de BMW te obsequian con 113 CV declarados a 7.500 rpm (el boxer más potente después de la R1100 S). Pero lo mejor de la moto, es sin duda, su par motor. Con 115 Nm a 6.000 rpm, puedes permitirte el lujo de salir desde parado en segunda y, la sexta, usarla sólo en autovía...

Su comportamiento es como el Dr. Jeckyll y Mr. Hyde, tranquila por debajo de 3.000 para transformarse en una bestia de la aceleración desde las 4.000 hasta el corte de encendido fijado en las 8.500 rpm. Las carreteras de montaña y los puertos de 1.500 m de altura son su coto de caza particular. Bajo esas condiciones, el tractor alemán no entiende de sutilezas; ésas son para las japonesas. A poco que te pases con el gas en marchas cortas en las inclinadas de vértigo que te permite su prodigioso chasis tubular, la rueda trasera comenzará a deslizar, pero de una manera noble y controlada, sin sustos. Aunque ojo con las inercias del motor: la moto tiende a irse hacia la derecha cuando abres gas a fondo sin piedad. Seguramente, esta particularidad es debido a que carece de eje de equilibrado contrarrotante (el resto de motores boxer sí lo llevan) con el objetivo de bajar el peso final en 1,5 kg. Los cambios de dirección son tan rápidos que creerás que pilotas una monocilíndrica, y su horquilla Marzocchi invertida de 45 mm te pegará al asfalto como una lapa cada vez que aterrices con la rueda delantera en el suelo.

Lamentablemente, los 18.950 euros de esta walkiria germana no están al alcance de muchos, aunque su personalidad, exclusividad, manejabilidad y estilo, tampoco...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

y la kawa?? andestá la kawa?? no hay un breve reseña?? ay madre...

Anónimo dijo...

efectivamente la tumbada de derechas con gardaraíl incluido, no es políticamente correcta...

Almudena dijo...

Pues a mi me parece que estás muy sexy