17.9.11

50 años de "la fuga" de Degner


Gran Premio de Suecia, circuito de Kristianstad, 17 de septiembre de 1961. El alemán Ernst Degner, líder de la carrera y héroe de las carreras en la parte Este, se bajó de su MZ por un supuesto fallo mecánico. Cogió su coche, atravesó Dinamarca y pidió asilo político en Alemania Occidental. Perdió el mundial de 125, pero el “Muro de Berlín” no pudo con él.

Un amigo pasó a su mujer Gerda y a su hijo Olaf por la frontera escondidos dentro de una furgoneta (no tenían permiso para viajar con él a las carreras). Acto seguido se lo confirmaron telefónicamente, justo antes de la carrera.

Todo estaba planificado y “la otra Europa” era un caramelo mucho más apetecible que el lado comunista donde residían (la casa se la ponía el “Padre Estado”). Ya estaba cansado de ser un “juguete” propagandístico de la Alemania Oriental.
Tampoco hay que olvidar que el dramático Muro de Berlín de había inaugurado un mes antes. Tras aquella “falsa retirada por avería”, llegó a dormir con una pistola bajo la almohada y con un guardaespaldas fuera de la habitación del hotel… por si había represalias.

La siguiente carrera, el GP de Argentina, cerraba el mundial pero no pudo participar y perdió el título por sólo 2 puntos frente al australiano Tom Phillis, que a su vez dio a Honda el primero. Casualmente, Phillis moriría en el TT de la Isla de Man 9 meses después. Desde 1962, Degner correría con licencia de la RFA.

HOMBRE MZ... Y SUZUKI

Desde 1957 Degner había competido bajo los colores de la marca alemana (del este) MZ (Motorradwerke Zschopau), anteriormente conocida como IFA, la única 2 tiempos que podían asustar a las complejas 4 tiempos. Degner consiguió su primer podio en 1958 (3º en el GP de Nürburgring) y la primera de sus 15 victorias en 1959 (GP de las Naciones, Monza). Durante varias temporadas alternó la moto de 125 con la de 250.

Con la firma de Hamamatsu corrió desde 1962 combinando las categorías de 50 y 125 cc. Degner ganó 4 carreras y se llevó el primer mundial de las “tacitas de café” a la primera, el primero también para una mecánica de 2 tiempos en el mundial de velocidad. Se retiró del “Circus” en 1966.

Además de mostrar su valía como piloto, Ernst fue un excelente mecánico. Desde muy temprano se interesó por ello y realizó estudios técnicos superiores, vitales para Suzuki pues participó en el desarrollo de aquellas motos primigenias. Los secretos de la MZ y del padre de las 2 tiempos Walter Kaaden, también se fueron con él pues destrozó el motor en la carrera sueca antes de fugarse…

A finales de 1983, con 52 años, su hijo Olaf le encontró muerto en el apartamento de Tenerife donde residía. Su mujer y sus dos hijos le habían abandonado tiempo atrás. Problemas mentales, antidepresivos y demás llevaron a que la convivencia fuera insoportable. Nadie sabe cuándo ni cómo murió, aunque la hipótesis más extendida es la del suicidio.

Un triste desenlace para la "historia de espionaje" más asombrosa del motociclismo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Que pena que acabara así, pero suele ocurrir..más veces de lo que me gustaría. Que se implicara en la mecánica, y la dominara hasta el punt, de ser tan relevante para suzuki,es genial. Una gran historia desde luego, diga de un guión.

Mariano Soymotero.net dijo...

Impresionante la historieta, que grande Javi.

Mariano

Mariano Soymotero.net dijo...

Muy guapa la historia, que grande Javi, cuando te aburras te damos trabajo ;-)>